MARKET DOC

EL BLOG DEL DOCTOR MERCADO: Reflexiones atrevidas e iconoclastas sobre Marketing, Comunicación e Innovación empresarial. Un nuevo punto de vista transgresor y heterodoxo sobre cómo el consumo mueve el mundo.

19 julio 2006

El Hombre que quiso matar a Pedro J. Ramírez

Autor: MARKET DOC.

En estos momentos en los que el Gobierno está a punto de iniciar un proceso oficial de negociación con la banda terrorista ETA, resulta especialmente revelador el documento que el pasado 17 de julio emitió Telemadrid, y que incluía una entrevista entre Pedro J. Ramírez, director del diario El Mundo y Soares Gamboa, el etarra arrepentido que una vez intentó asesinarle.

Resistiendo la tentación de la benevolencia ante quien se ha atrevido a tanto como abandonar una organización que no perdona a sus desertores, Pedro J. demostró una vez más su raza de periodista puro, decidido a buscar la información hasta debajo de las piedras. Por eso, el director de El Mundo, aprovechó la oportunidad para poner en evidencia la absoluta sinrazón de la barbarie terrorista, interrogando a Gamboa por los motivos que tenía para asesinarle.

Como ocurre siempre, no existen razones capaces de justificar el quitarle dolosamente a un ser humano su bien más preciado, la vida, y que resistan una mínima argumentación. Sin restarle mérito a su decisión de abandonar ETA, es preciso aclarar que Soares Gamboa es un tipo bastante simple, con una personalidad donde destaca un narcisismo infantil tan poco complejo que resulta casi cómico, por lo fanfarrón. De hecho, en un intento de destacar su propia importancia dentro de la banda, él mismo es quien propone el asesinato del periodista asegurando que “a ese le conozco yo. Fuimos juntos al colegio”. Una vez arrepentido, la carta que remite al director de El Mundo para explicarle el intento de asesinato, revela igualmente su necesidad de protagonismo (“Pedro J. ¿Estás sentado? ¿No? Pues siéntate”). Por tratarse de un proceso inconsciente, nunca sabremos cuánto hay de intento de recuperar la importancia perdida en la decisión del ex-etarra de abandonar la banda. Da igual. Lo que nos importa es que la abandonó.

Pedro J. le pregunta a Soares Gamboa una y otra vez por los motivos que tenía para buscar su muerte. Éste, se refiere constantemente a frases hechas, propias de esa dialéctica propagandística abertzale que ya todos conocemos tan bien y que no significan nada en absoluto. “Era la lógica imperante” o “eras considerado un enemigo del pueblo vasco” son los únicos motivos esgrimidos por el ex-etarra, que entraba en la entrevista como protagonista (a gustarse) y acabó avergonzado (¿por qué si no sus intentos de mantener la coherencia interna?). “¿Por qué sabes tú que yo era un enemigo del pueblo vasco?”, pregunta un magistral Pedro J. Ya saben la respuesta: era la lógica imperante.

Como en una secta, una vez lavado el cerebro de los adeptos, que asumen como propio cualquier absurdo listado de principios, valores y objetivos, la argumentación deja de ser necesaria. De eso ya se encargan los propios mecanismos naturales de defensa de la coherencia interna del sujeto. En el caso más famoso de adoctrinamiento sectario colectivo, durante la Alemania nazi, los judíos son declarados seres infrahumanos, despojados de su dignidad (y de todos sus bienes materiales, por cierto), lo cual es asumido por la mayoría de la población, y por tanto resulta lícito y normal su exterminio. Era la lógica imperante.

No voy a criticar en este blog el proceso de negociación con ETA (pues doctores tiene ya la Iglesia), sólo espero que el Gobierno sepa muy bien con qué fanáticos está tratando y hasta qué punto es posible razonar con personas que han asumido unos principios tan irracionales y cuyas personalidades no son proclives a cuestionar la coherencia de los mismos.

Como dijo César: Alea jacta est (la suerte está echada).

PD: Queridísimos lectores. El doctor Mercado también se toma unas vacaciones hasta septiembre. Ha sido un placer escribir este blog durante estos tres meses. Lo que empezó como un experimento, ha superado todas mis expectativas: casi 4.000 visitantes únicos en tres meses y unos cuantos lectores fieles me parecen un auténtico éxito. Muchas gracias y espero veros a todos de nuevo en breve. Feliz verano.

2 Comments:

At 10:30 a. m., Anonymous Doctor Meninge said...

En toda negociación, ambas partes deben ceder en sus pretensiones para alcanzar un acuerdo. ¿Hasta qué punto puede ceder un gobierno democrático en sus principios? ¿Qué grado de libertad tiene el gobierno sin saltarse la Constitución? Esto parece la alternativa del diablo...

 
At 12:07 p. m., Anonymous el enfermo imaginario said...

Hablar con el demonio es una apuesta con el pecho al descubierto. Puede ocurrir cualquier cosa. Un riesgo que este gobierno asume y qué sólo la historia dirá si ha servido de algo. Pero ¿renunciará ETA a la independencia? ¿está el Gobierno dispuesto a negociar eso? ¿Cómo llegar a un punto medio?

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters